La periodoncia trata las enfermedades que afectan a la encía y a los tejidos de soporte de los dientes. La enfermedad se denomina gingivitis en su estadio más inicial y leve, y pasado un tiempo si no se recibe tratamiento, aparece la enfermedad periodontal o periodontitis.

La gingivitis es la inflamación de la encía

La enfermedad no afecta al hueso que rodea al diente. Se produce por el depósito de placa bacteriana, existiendo una relación directa entre la cantidad de placa y la severidad de la gingivitis.

La enfermedad periodontal se caracteriza por la destrucción progresiva de los tejidos que rodean las raíces de los dientes. Es una enfermedad infecciosa originada por bacterias, las cuales se introducen debajo de la encía y dan lugar a lo que se conoce como bolsas periodontales, a las que es imposible acceder con técnicas de higiene normales. Si no se trata a tiempo, puede producir la pérdida dentaria completa.

¿En qué consiste el diagnóstico y el tratamiento?

El Tratamiento se realiza en varias fases:

La primera sería realizar un diagnóstico correcto, para lo que se realiza una exploración exhaustiva mediante la realización de un periodontograma y las radiografías correspondientes de tal manera que diagnosticamos las causas y el tipo de enfermedad periodontal.

En segundo lugar se realiza un tratamiento básico, que consiste en tratar las encías y las raíces de los dientes sin cirugía. Se utiliza el láser de diodo con lo que se consigue una mayor descontaminación de las encías y una mayor desinflamación. Gracias a la utilización del láser se resuelven la mayoría de los casos de esta manera, sin necesidad de realizar la tercera fase del tratamiento, que es quirúrgica.

La fase quirúrgica y regenerativa trata de recuperar la encía y el hueso perdidos mediante cirugías periodontales.

La última fase, la de mantenimiento, es la más importante para el éxito a largo plazo.